Aspas cree en la permanencia

El Celta remontó un 0-2 ante el Villarreal en Balaídos gracias a su número ’10’, que hizo dos goles y vivió llorando el final del partido.

¡Comparte!

El Celta remontó un 0-2 ante el Villarreal en Balaídos gracias a su número ’10’, que hizo dos goles y vivió llorando el final del partido.

El Celta logró una hazaña. El conjunto de Vigo no se rinde en su batalla por la permanencia y hoy lo dejó claro. En su vuelta, tres meses después, Aspas hizo un doblete y lideró la remontada. El conjunto celeste saltó al campo de Balaídos para jugar la segunda mitad con un marcador de 0-2 en contra, y con su gente frustrada, coqueteando con silbidos de reprobación.

El Villarreal fue mejor en la primera parte, pragmático, golpeando dos veces al mentón en cuestión de cinco minutos. La primera, con Toko Ekambi empujando un pase letal de Mario Gaspar al área chica, y el segundo con una jugada personal magistral de Pedraza que él mismo se encargó de finalizar. Los de Escribá no encontraba cómo, con un equipo plano, que recurría constantemente a los centros por banda derecha de Brais Méndez.

La segunda mitad comenzó y poco parecía cambiar. El Villarreal esperaba, paciente, la oportunidad de contragolpear y liquidar la historia. En ese ínterin llegó la bandeja que sirvió un libre directo a Aspas en la frontal del área, que el ‘10’ resolvió de maravilla por arriba de la barrera. Fue su primera aparición importante de la tarde, pero hizo creer a los suyos que se podía. Inmediatamente Toko Ekambi tuvo la oportunidad de silenciar el estadio y la euforia, pero Rubén le paró un remate a quemarropa. También apareció Asenjo en dos tiempos, para evitar un empate que se hizo desear, pero que llegó de la cabeza de Maxi Gómez tras un gran centro de Olaza. Once goles para Aspas, diez para Maxi, quienes lideran al conjunto vigués en la misión de seguir en Primera.

El clímax de la historia llegó a los 83’, cuando Víctor Ruíz derribó a Brais Méndez dentro del área y Gil Manzano, tras consultar el VAR, resolvió cobrando infracción. Aspas se encargó de resolver y completar la remontada, para el 3-2 final y luego marcharse ovacionado por los suyos. Una ovación más que merecida y tras la cual rompió en llanto en el banquillo. Así, entre lágrimas, vivió el cierre del encuentro.

La victoria da esperanzas al Celta, que vuelve a ganar después de siete jornadas. Los celestes siguen en zona roja pero a un punto del Villarreal. A la espera de lo que hagan Valladolid y Levante, el descenso está de todo menos resuelto.

*También en Goal
*Imagen principal: EFE
¡Sígueme!
¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *